Usted es bienvenida/o al Blog personal de Grand Jovialiste (Dr. Eduardo Brieux Clement, abogado, autodidacta, y escritor con el seudónimo Jovialiste). Como recuerdo de su visita a este blog, escriba un punto de vista, o un comentario en cualquiera de los lugares habilitados para comentarios. Le deseo una estadía excelente, y espero contar en el futuro con su grata visita. El acceso a los otros blogs se halla junto con el perfil.

LOS AUMENTOS DEL MUNDO, Y YO.



Los gobiernos del mundo, y en especial los de Sudamérica le tienen pavor a ciertos aumentos; pero a otros no.

Por ejemplo cuando aumenta la inflación: Sí. Se suelen preocupar, o asustar. Otras veces, debieran. Pero aparentan indiferencia, o suficiencia. Hasta que la inflación los destruye a ellos, y por desgracia, al pueblo.

No, cuando a raíz de los aumentos provocados por el fenómeno inflacionario ellos se aumentan las remuneraciones.


Si quieren este último problema de presupuesto lo resuelven con un aumento de impuestos que aumenta la recaudación lo que aumenta el consumo de ansiolíticos lo que aumenta la ganancia de algunos laboratorios lo que trae un aumento de viajes de los directivos a las Bahamas lo que en esas islas remotas trae un aumento en los recursos por turismo lo que aumenta la prosperidad de no sé quién, pues están un poco lejos de la Argentina.

No todos los aumentos son buenos. Verbigracia, el de los conocimientos. Los hay buenos, y los hay malos. Y mitad, y mitad.

¿Qué pasa con otros aumentos? ¡Dios! ¿El de mi peso? ¡Ciento cuarenta no es tanto!
¿Y el de la estatura? Es una ilusión de la vista. No hubo aumento. Más allá del uso de los tacos aún más altos.

Hay aumentos negativos, como el aumento del calentamiento global, el aumento de los conflictos colectivos e individuales, el aumento de las muertes por accidentes, el aumento de los delitos, el aumento de las enfermedades, el de las guerras, el de las revoluciones, el del hambre, el de los odios, etc.

¡Bueno, bueno! Yo, tu, ellos, todos nosotros, puede ser que los veamos como negativos. Pero no lo son sino para nosotros. Si no se produjeran estas variaciones, estos cambios en las cantidades, que unas veces disminuyen, y otras aumentan, el mundo: ¡Tal vez no podría existir! Pues en muchos casos, diría que en todos, obedecen a las leyes inexorables de los equilibrios, y en definitiva, del equilibrio universal.

Pero a no deprimirse. Nunca vamos en descenso hacia abajo excepto al fin de la vida. ¡Ganan los aumentos positivos! ¡Aunque tarde o temprano de una forma u otra resulten compensados!

Por ejemplo, este último mes el aumento del rating de este blog. ¡Albricias!

----&-------
ESCRIBE UN COMENTARIO. cLICKEA en COMENTARIOS

4 comentarios:

Anónimo dijo...

No uno no se deprime pero es propio del hombre querer que haya mejoras. Lagunha

jovialiste dijo...

Es verdad.

jovialiste dijo...

Es verdad.

jovialiste dijo...

Es verdad.