Usted es bienvenida/o al Blog personal de Grand Jovialiste (Dr. Eduardo Brieux Clement, abogado, autodidacta, y escritor con el seudónimo Jovialiste). Como recuerdo de su visita a este blog, escriba un punto de vista, o un comentario en cualquiera de los lugares habilitados para comentarios. Le deseo una estadía excelente, y espero contar en el futuro con su grata visita. El acceso a los otros blogs se halla junto con el perfil.



¿POR QUÉ ALGUNOS ANIMALES SE SUICIDAN?

Es un misterio de los tantos que aún esperan ser develados.

Recientemente han aparecido en las playas de Nueva Zelanda una cantidad de delfines apreciable que buscaron suicidarse.

Estos animales, amigos del hombre, son juguetones e inteligentes, y gustan de la companía de los seres humanos.

En la foto que ilustra esta nota se ve a una señora que se da un piquito de cariño con un delfín macho. Ocurrió en Puerto Vallarta.

Se cuenta que algunos delfines han salvado a hombres que se estaban ahogando remontándolos hasta la superficie del agua para que pudieran respirar.

Otros gustan acompañar por varios días y noches a los veleros en sus travesías en alta mar.

-------&-------

9 comentarios:

Julia dijo...

Realmente un misterio...

El suicidio de las ballenas también es muy impactante.

jovialiste dijo...

Sí Julia, por éso titulé en forma amplia comprendiendo a varias especies de animales.
Por ejemplo se sospecha que los gatos presienten la muerte, y se deprimen.
Los perros suelen estar tristes, y aullan como lobos cuando se sienten solos o abandonados por la manada o por el "alfa" que suele ser el ser humano dueño.
Me pasó, pues tuve que dejar solo a mi caniche (ya fallecido), por razones profesionales durante varias horas. Al volver los vecinos me lo contaron.
Pero las de la nota, por ejemplo los delfines, las focas, y las ballenas son especies que viven en el agua.
Puede ser que la composición del medio ambiente en que viven, o sea el agua de los mares, contaminados actualmente del planeta.
Cae de todo en el agua: lo que arroja la gente, envases de plástico, derrames de petróleo, derrames de aceite de máquinas de los barcos, naufragios, caída de aviones, etc.
Imaginemos que si inevitablemente porque no pudiéramos evadirnos tuviéramos que respirar gases irrespirables de nuestra atmósfera tal vez sentiríamos algo parecido, que no vale la pena vivir y respirar inmundicias, que es preferible...

jovialiste dijo...

Y me olvidé que los franceses por ejemplo hicieron explosiones atómicas en el océano Pacífico Sur por donde está Muraroa.

jovialiste dijo...

Cuando mi abuelita paterna casi centenaria falleció el gato de ella que vivía en su casa y creo que se llamaba Patou se ausentó por tres días. Fue algo llamativo que notaron los deudos porque tenían que alimentarlo día a día pues se trataba de un gatito doméstico muy amigable y mansito.

jovialiste dijo...

Cuando mi abuelita paterna casi centenaria falleció el gato de ella que vivía en su casa y creo que se llamaba Patou se ausentó por tres días. Fue algo llamativo que notaron los deudos porque tenían que alimentarlo día a día pues se trataba de un gatito doméstico muy amigable y mansito.

jovialiste dijo...

Cuando mi abuelita paterna casi centenaria falleció el gato de ella que vivía en su casa y creo que se llamaba Patou se ausentó por tres días. Fue algo llamativo que notaron los deudos porque tenían que alimentarlo día a día pues se trataba de un gatito doméstico muy amigable y mansito.

Julia dijo...

Muy buena la deducción que hiciste sobre las posibles causas de los suicidios masivos.

Lo que contás de los gatos también es cierto, yo tuve uno en mi adolescencia que presentía todo lo que estaba por suceder. A partir de él cambié todos los preconceptos que tenía sobre ellos. Son seres maravillosos e inteligentes, llenos de personalidad e incluso, con el que me tocó en suerte, sumamente cariñoso.

jovialiste dijo...

Son seres muy buenos. Pero alguna vez te contaré algo que nos pasó en un restaurante de una playa de la costa con un gato llamado Blondie. No por culpa del gatito, sino quizás del aire excitante del mar.

Julia dijo...

Espero ese relato.