Usted es bienvenida/o al Blog personal de Grand Jovialiste (Dr. Eduardo Brieux Clement, abogado, autodidacta, y escritor con el seudónimo Jovialiste). Como recuerdo de su visita a este blog, escriba un punto de vista, o un comentario en cualquiera de los lugares habilitados para comentarios. Le deseo una estadía excelente, y espero contar en el futuro con su grata visita. El acceso a los otros blogs se halla junto con el perfil.



¿CÓMO SABER QUE AMAS A ALGUIEN?

"AMA HASTA QUE TE DUELA. EL DOLOR ES BUENA SEÑAL.". Frase de TERESA DE CALCUTA.

El método conocido es deshojar la margarita: me quiere, no me quiere, me quiere, no me quiere, me quiere y no me quiere....¡ME QUIERE! ¡¡¡ME QUIERE!!!
....¿Ah. no, me equivoqué! ¡NO ME QUIERE! ¡¡¡NO ME QUIERE!!! ¡¡¡CÓMO DUELE!!! Ésto quiere decir que la quiero....¡Que la quiero! ¡¡¡QUE LA QUIERO!!!

Noticia breve sobre Teresa de Calcuta: Santa de la Iglesia Católica. Fue una religiosa misionera yugoeslava que se nacionalizó India. Nació en el año 1910, y falleció en el año 1997.

Comentario de Jovialiste (Sir Edu): LLama la atención que para Teresa la señal del amor sea el dolor, y no el placer.

En especial, si reflexionamos que al amor se lo suele representar por un angelito, mensajero del sumo bien o sea del hacedor del universo, munido de un arco con flechas con los que atraviesa los corazones de los amantes relacionándolos para siempre.

Es cierto que un flechazo hiere, y por ende, es doloroso. ¡Dios! ¡Cómo a veces hace blanco en el centro del corazón!

El flechazo se supone que despierta en los amantes esa fuerza que los une imperecederamente que es el amor.

Por otra parte, al amor se lo relaciona con el placer, en especial con el placer sexual, que como Jano tiene dos caras, la materialidad de la unión en el lecho, y la espiritualidad del alma (Sublimación).


-----&------------

6 comentarios:

Julia dijo...

En esto no coincido con la madre Teresa ni con nadie que asocie el amor al dolor. Creo que si duele no es amor. El amor es otra cosa. El amor es entrega desinteresada y siendo así no debiera sentirse dolor de algo que se hace sin condicionamiento alguno, desde la entrega absoluta.

El amor es el sentimiento que existe sin importar edad, raza o religión, pues va mucho más allá de todo eso y es algo que no se puede comparar con un simple te quiero, porque es más puro que el agua, y el que ama nunca piensa en herir, ni mentir, ni engañar.

Quien ama no hace daño, quien ama desea la felicidad al ser amado... Amor es entrega sin condiciones y sin reservas, es darlo todo sin esperar nada a cambio, es demostrar día a día lo que se siente por esa persona... sin importar lo que piensen o lo que digan los demás. Y si todo se hace desde la entrega, no se puede sentir dolor, porque en el dar está el placer.

Además, el amor verdadero siempre es de a dos. No creo en el amor no correspondido. Cuando uno ama y el otro no, se transforma en obsesión...

Leí por ahí algo en lo que coincido:

"Dichosos aquellos que hayan encontrado la felicidad en el amor, ya que han encontrado el mayor misterio del Universo, si tú eres uno de ellos aprovéchalo porque son muy pocos los afortunados". JOSÉ ANTONIO DURÁN ROMERO.

jovialiste dijo...

Muy hermoso comentario Julia.

El tema me excede, pues no soy filósofo, ni tampoco lo he pensado, sino más bien experimentado. Puedo hablar como lego, y como un ser humano más que sin duda se equivoca.

Sabiendo que puedo estar en un error, por ahora diría...:

Es un sentimiento; por ende, sensibiliza. Se siente. ¿Dónde? Por lo general, se somatiza en el pecho, en el corazón.

Es un afecto, y suele ser el origen de la familia. Su función natural es relacionarnos, y está al servicio de la propagación de la especie, y de la conservación de nuestro mundo.

Hay amores muy grandes, y desinteresados. Hay amores que van mucho más allá de las relaciones humanas, y comprenden a animales y a seres vegetales, y al mismo universo.

Uno puede amar a una rosa.

Se puede amar cosas intangibles, e ideales, no solamente las reales.

Y amores...los hay inalcanzables.

Duele en uno, cuando está ausente en el otro. De ahí puede surgir lo negativo: el dolor.

También duele cuando los dos aman; pero no pueden concretar porque se interponen obstáculos insalvables para esos dos: la enfermedad, un lazo anterior, las diferencias, los deslices, traiciones, o infidelidades, etc.

Ante el impedimento, la reacción humana, es el dolor. Creo que a ésto se refiere Teresa.

En especial, pienso que siendo ella religiosa, consideraría que el amor más grande posible es el de Dios hacia su creación con sus criaturas, nosotros principalmente.

No obstante, este amor, que se supone desde los genes inscripto en cada corazón humano, no suele ser correspondido por muchos de nosotros, que vivimos ajenos al mismo, no lo sentimos, o vivimos desviados del amor divino.

Ella amaba a los moribundos de la calle que en Calcuta venían a morir en un lecho bajo techo que era lo único que les podía proporcionar, y ese amor le dolía, porque no podía hacer la caridad necesaria, curarlos, y salvarles la vida.

jovialiste dijo...

Muy hermoso comentario Julia.
El tema me excede, pues no soy filósofo, ni tampoco lo he pensado, sino más bien experimentado. Puedo hablar como lego, y como un ser humano más que sin duda se equivoca.
Sabiendo que puedo estar en un error, por ahora diría...:
Es un sentimiento; por ende, sensibiliza. Se siente. ¿Dónde? Por lo general, se somatiza en el pecho, en el corazón.
Es un afecto, y suele ser el origen de la familia. Su función natural es relacionarnos, y está al servicio de la propagación de la especie, y de la conservación de nuestro mundo.
Hay amores muy grandes, y desinteresados. Hay amores que van mucho más allá de las relaciones humanas, y comprenden a animales y a seres vegetales, y al mismo universo.
Uno puede amar a una rosa.
Se puede amar cosas intangibles, e ideales, no solamente las reales.
Y amores...los hay inalcanzables.
Duele en uno, cuando está ausente en el otro. De ahí puede surgir lo negativo: el dolor.
También duele cuando los dos aman; pero no pueden concretar porque se interponen obstáculos insalvables para esos dos: la enfermedad, un lazo anterior, las diferencias, los deslices, traiciones, o infidelidades, etc.
Ante el impedimento, la reacción humana, es el dolor. Creo que a ésto se refiere Teresa.
En especial, pienso que siendo ella religiosa, consideraría que el amor más grande posible es el de Dios hacia su creación con sus criaturas, nosotros principalmente.
No obstante, este amor, que se supone desde los genes inscripto en cada corazón humano, no suele ser correspondido por muchos de nosotros, que vivimos ajenos al mismo, no lo sentimos, o vivimos desviados del amor divino.
Ella amaba a los moribundos de la calle que en Calcuta venían a morir en un lecho bajo techo que era lo único que les podía proporcionar, y ese amor le dolía, porque no podía hacer la caridad necesaria, curarlos, y salvarles la vida.

jovialiste dijo...

Muy hermoso comentario Julia.
El tema me excede, pues no soy filósofo, ni tampoco lo he pensado, sino más bien experimentado. Puedo hablar como lego, y como un ser humano más que sin duda se equivoca.
Sabiendo que puedo estar en un error, por ahora diría...:
Es un sentimiento; por ende, sensibiliza. Se siente. ¿Dónde? Por lo general, se somatiza en el pecho, en el corazón.
Es un afecto, y suele ser el origen de la familia. Su función natural es relacionarnos, y está al servicio de la propagación de la especie, y de la conservación de nuestro mundo.
Hay amores muy grandes, y desinteresados. Hay amores que van mucho más allá de las relaciones humanas, y comprenden a animales y a seres vegetales, y al mismo universo.
Uno puede amar a una rosa.
Se puede amar cosas intangibles, e ideales, no solamente las reales.
Y amores...los hay inalcanzables.
Duele en uno, cuando está ausente en el otro. De ahí puede surgir lo negativo: el dolor.
También duele cuando los dos aman; pero no pueden concretar porque se interponen obstáculos insalvables para esos dos: la enfermedad, un lazo anterior, las diferencias, los deslices, traiciones, o infidelidades, etc.
Ante el impedimento, la reacción humana, es el dolor. Creo que a ésto se refiere Teresa.
En especial, pienso que siendo ella religiosa, consideraría que el amor más grande posible es el de Dios hacia su creación con sus criaturas, nosotros principalmente.
No obstante, este amor, que se supone desde los genes inscripto en cada corazón humano, no suele ser correspondido por muchos de nosotros, que vivimos ajenos al mismo, no lo sentimos, o vivimos desviados del amor divino.
Ella amaba a los moribundos de la calle que en Calcuta venían a morir en un lecho bajo techo que era lo único que les podía proporcionar, y ese amor le dolía, porque no podía hacer la caridad necesaria, curarlos, y salvarles la vida.

Julia dijo...

No puedo dejar de coincidir con todo lo expuesto en tu comentario, además brillantemente fundamentado, pero en el párrafo que dice:

"Duele en uno, cuando está ausente en el otro. De ahí puede surgir lo negativo: el dolor"

Se me genera una duda... Es posible que el dolor exista por un determinado tiempo hasta que se tome conciencia de la falta de amor en el otro, pero una vez asimilado...¿se puede seguir amando a quién no te ama?

jovialiste dijo...

Tu enfoque es que no es amor si no es correspondido, pues siempre es compartido.
Entonces, depende de la definición de amor: ¿Qué se entiende por amor?
Habría que diferenciar amor, de atracción, de afecto, de querer, de desear, etc.
En el amor a primera vista (¿Atracción?), el que "ama" en principio es uno solo, el/la amado/a es sujeto pasivo, que puede no "amar", no sentir atracción.
ES un asunto casi filosófico que me excede, y puede que uno parta de una idea confusa de pensar que es el amor.
Porque una cosa es sentir o experimentar el sentimiento de amar, y otra es pensar.
Siento amor, no me hace falta racionalizar, ni pensar. Ahora, si soy un filósofo, tengo que pensar, no basta sentir.